Saludar con el codo tampoco es conveniente, afirma la OMS