Fiestas religiosas y civiles pretextos para hacer reuniones, dice la Iglesia