Un año sin una solución