Chérnobil siguen contaminados con radiación a 34 años del accidente nuclear